pREGUNTAS FRECUENTES

Todo trabajador es persona, por lo tanto, es titular de derechos fundamentales al interior de la
empresa. En tal calidad, el trabajador o la trabajadora podrán recurrir a los Tribunales del Trabajo utilizando el juicio de Tutela Laboral cuando consideren afectados uno o más de los siguientes derechos:

 

1. El derecho a la vida y a la integridad física y psíquica del trabajador(a), siempre que su
vulneración sea consecuencia directa de actos ocurridos en la relación laboral.
2. El respeto y protección a la vida privada y a la honra del trabajador(a) y su familia.
3. El derecho a la inviolabilidad de toda forma de comunicación privada.

4. El derecho a la libertad de conciencia, a la manifestación de todas las creencias y al ejercicio libre de todos los cultos.
5. La libertad de expresión, opinión e información sin censura previa, en cualquier forma y por
cualquier medio.
6. La libertad de trabajo y el derecho a su libre elección. Además, la garantía de que ninguna
clase de trabajo puede ser prohibida, salvo las excepciones que la propia Constitución
dispone.
7. El derecho a no ser sujeto de los actos discriminatorios señalados en el artículo 2º del Código del Trabajo.
8. La libertad sindical y el derecho a negociar colectivamente sin obstáculos indebidos.
9. La garantía de indemnidad, que consiste en no ser objeto de represalias ejercidas por parte
del empleador, en razón o como consecuencia de la labor fiscalizadora de la Dirección del
Trabajo o por el ejercicio de acciones judiciales.

 

 

El trabajador o trabajadora y las organizaciones sindicales pueden presentar sus denuncias por vulneración de derechos fundamentales en la Inspección del Trabajo (denuncia administrativa) o directamente en Tribunales de Justicia (denuncia judicial).

FORMULARIO DE CONTACTO